- Instituto Finanzas - http://www.instituto-finanzas.com -

Cultura del dinero en pareja: lo tuyo, lo mío y la creación de lo nuestro

En las relaciones de pareja, el amor y el dinero son términos que van de la mano. Sin embargo, es común que cada uno de los integrantes intente que el otro adapte la cultura o valores del uso del dinero según su perspectiva y experiencia, pero ese punto de vista puede estar distorsionado, ya que en general, la cultura hacia el dinero proviene de nuestras familias, incluso algunas veces tendemos a imitar la conducta de nuestros padres, lo cual incluye virtudes, vicios y mitos financieros.

 

María y Luis, esposos desde hace 2 años y actualmente empleados, generalmente están en desacuerdo respecto a los gastos que realizan “Estoy agotada de discutir con Luis, quien compra equipos electrónicos que no son necesarios, habiendo cosas en el hogar más importantes, como la decoración” comenta María. Por otra parte, Luis piensa que el comprar artículos electrónicos como nuevas computadoras, teléfonos o tablets, mejoran su calidad de vida, mientras que la decoración que quiere María, es un gasto superfluo.»

 

Cuando uno de los integrantes de la pareja se doblega y trata de adaptar el modelo cultural familiar del otro, sin al menos indagar  si es correcto o no, puede que hacer que ambos caigan en un ciclo de represión o descontrol de las finanzas personales y familiares, pudiendo deteriorar con el tiempo la relación de pareja.

 

Por lo tanto, aun cuando se posean diferentes posturas en relación al dinero, se debe entender que la evolución de la cultura del dinero en pareja debe ser trabajada en conjunto, en función de los nuevos objetivos familiares.

 

Alberto es biólogo, casado desde hace 9 años con Carmen, nos comenta: “Cuando era soltero, tenía una cultura de ahorro extrema, nunca me daba gustos personales, ya que pensaba que dicha conducta era caer en gastos innecesarios y despilfarro del dinero. Desde que me casé con Carmen, me ha enseñado que una buena planificación financiera incluye satisfacer mis gustos personales y estos gastos deben formar parte de mi presupuesto familiar”.

 

El primer paso debe ser abordar con transparencia el tema de la planificación financiera, e iniciar la creación de esta nueva cultura, la cual debe incluir acuerdos sobre el significado del dinero, valores, prioridades, objetivos y metas familiares, hasta abordar temas concretos sobre cuándo tomar un crédito, realizar ajustes familiares en el presupuesto, planes de ahorro y tipos de inversión.

 

Ten presente que el dinero no es un fin en sí mismo, simplemente es la herramienta que nos ayuda a conseguir algún objetivo determinado.

 

Si bien cada familia puede llegar a acuerdos en relación al uso o manejo del dinero familiar, aquí dejamos algunas ideas que te podrán guiar para un buen comienzo:

 

 

Todos estos pasos pasan por ser comunicativos, comprensivos, claros, colaborativos, entre otras cualidades. De manera tal, que creando una nueva cultura familiar sobre el uso del dinero y siguiendo estas premisas, podamos asegurarnos tranquilidad, crecimiento y prosperidad familiar.