- Instituto Finanzas - http://www.instituto-finanzas.com -

Las TDC y los créditos paralelos

Al decidir pagar un bien o servicio que estés adquiriendo con un crédito, muchos de nosotros nos preguntamos ¿Cuál de las alternativas de financiamiento personal es la más conveniente a tomar?

Las distintas modalidades de créditos personales tienen las siguientes características generales:

 

El instrumento crediticio personal más conocido son las tarjetas de crédito (TDC), sin embargo, recientemente en Venezuela, los bancos han dispuesto alternativas a las TDC para aumentar la línea de financiamiento a sus clientes.

Veamos estas dos alternativas:

 

Este tipo de financiamiento es muy fácil de obtener,  puedes disponer de él en efectivo de manera inmediata y sin trámites, depositado automáticamente en tu cuenta bancaria (vía telefónica o vía web) o solicitarlo en los negocios afiliados al banco para adquirir tus compras directamente.

Además de aumentar tu capacidad crediticia, la ventaja principal de estos productos es que tienes la posibilidad de escoger el plazo de pago, que va de 6 a 36 meses, permitiéndote así planificar mejor tu presupuesto personal.

La diferencia con las TDC, es que al igual que los otros tipos de créditos personales, tienen una comisión flat, se paga sólo una vez y es del 3% en la mayoría de los bancos; sin embargo, la ventaja es que esta comisión es menor a la que cobra la TDC por avance de efectivo, que es del 5%.

Ahora bien, entre financiarse con tu TDC o con una línea de extra financiamiento ¿Qué resulta más conveniente?

Si vas a realizar una compra directa en cualquier establecimiento, lo recomendable es, en primer lugar hacer los consumos con tu TDC para evitar así la comisión flat, teniendo en cuenta que debes siempre dejar un espacio en el límite total de tus TDC, cuyo monto te permita afrontar cualquier emergencia o eventualidad personal en un momento dado. Si este es el caso, en el que estas alcanzando tu límite de TDC, entonces resulta conveniente tomar un extra financiamiento. Lo que a su vez, fortalecerá tu historial crediticio con el banco.

Si lo que necesitas es tener efectivo para gastos que no puedas hacer con la TDC, o si deseas aprovechar oportunidades de descuento por pagar en efectivo, entonces es conveniente tomar un extra financiamiento, que adicionalmente te permitirá seleccionar tu plazo de pago.

Las premisas generales para hacer uso de estos créditos personales son básicamente las mismas, tanto para las TDC como para los extra financiamientos. Es decir, financiar sólo la adquisición de bienes o servicios que te generen valor o calidad de vida.

Algunos de estos consumos pudieran ser:

 

Recuerda que no es recomendable financiarse para cubrir gastos corrientes, como los gastos de servicios básicos, condominio, alquileres, gastos cotidianos del hogar, seguros, diversión, mantenimiento del vehículo o alimentación, entre otros. Sin embargo, en caso de que esto sea necesario, se recomienda se tomen plazos de pago menores a un año.

Finalmente, si bien es positivo y conveniente contar con mayor capacidad de financiamiento, siempre debes recordar la premisa básica y más importante de los créditos: “Endéudate de acuerdo a tu capacidad de pago”, es decir, que la suma de tus cuotas de pago, no deben superar más del 35% de tus ingresos mensuales. Con esto en mente, podrás aprovechar el uso de los créditos para el cumplimiento de tus objetivos, manteniendo una adecuada calidad de vida.