- Instituto Finanzas - http://www.instituto-finanzas.com -

Llevar un presupuesto familiar eficiente, es un ejercicio diario

A partir del 1° de abril, cuando entren en vigencia las reducciones de precios entre 5% y 26% fijadas por la Superintendencia Nacional de Costos y Precios a los productos de cuidado personal, quizás algunas familias sientan que sus fondos mensuales les rindieron más. Para valorar cuál será el efecto de estas rebajas en la economía familiar lo primero que hace falta es justamente un presupuesto mensual, pero la mayoría de los venezolanos no lleva a cabo ese proceso minucioso de anotar cada uno de sus gastos.

 

“Elaborar un presupuesto familiar es algo que no toma más de 20 minutos. Sentarse una vez al mes para evaluar cuánto ganó y cuánto gastó es una primera aproximación para que la gente afronte sus propios miedos y pueda estudiar su situación financiera”, señala Klaybert Ojeda, director del Instituto de Finanzas y Empresas.
Quienes llevan un cálculo de los pagos asociados a la electricidad, el agua, el condominio, Internet y la renta mensual del celular, pero no lo registran bien en un cuaderno o en documento en la computadora, omiten el primer paso para hacer una evaluación transparente del presupuesto familiar.

 

“Es común que al final de mes la gente diga que no sabe en qué se le fue el dinero y eso pasa porque no guardan las facturas ni los soportes. Van al mercado, a la tintorería o se compran unos zapatos pero no registran esos gastos. Lo mejor es conservar todas las facturas y los comprobantes de retiros en el cajero automático en un sobre durante un período determinado”, agrega Johan Pullas Guillén, que dicta talleres de cómo manejar las finanzas personales.

 

Para llevar un presupuesto doméstico hay una sola receta mágica: dedicarle tiempo. Anotar los ingresos mensuales que tienen los integrantes de la familia y apuntar en qué se gasta cada bolívar no es lo único que hace falta. Sentarse nuevamente al final del mes para ver si los gastos ascendieron al monto que se tenía presupuestado es parte fundamental de la tarea.

 

“Un presupuesto es lo que nos va a permitir calcular cuánto se destina a los gastos recurrentes y cuánto a los ocasionales,pero la única forma de controlar las finanzas es hacer una comparación. No es sólo escribir el compromiso sino observar cómo me fue en el ejercicio de cada mes, porque allí es dónde se ve qué se puede ajustar o qué gastos se pueden suprimir”, apunta Ojeda como una de las recomendaciones para lograr que las cuentas no queden en rojo antes de finalizar la quincena de pago.

 

Gastos hormigas. Otro error común al elaborar un presupuesto familiar es considerar únicamente los pagos más grandes como la hipoteca del apartamento o la mensualidad del colegio de los niños.

 

Los gastos hechos los domingos por la mañana en la panadería, las salidas a tomar café con los amigos, las propinas al cuidador del carro en la calle y la comida de la mascota también son egresos que cuentan en las finanzas del hogar.

 

“Los gastos pequeños llegan a sumar 20% en algunas familias. Ese menudeo que se gasta en cigarrillos, en revistas o en comprar una bolsita de plátanos porque estaba en oferta en el camión de la esquina son gastos que la gente no considera,pero también suman y hay que anotarlos”, aconseja Pullas Guillén.

 

La participación de los hijos en la tarea de levantar el presupuesto es fundamental para que entiendan la situación económica de la familia y, a la vez, para enseñarles la administración del dinero. Por ello, es recomendable que los jóvenes guarden las tarjetas de recarga que utilizan en su celular cada mes y precisen paso a paso lo que gastaron en diversión. “Cada persona en la familiadebe armar su propio presupuesto” indica el director del Instituto de Finanzas y Empresas. “Cuando los jóvenes se acostumbran a detallar qué hacen con su mesada, cuánto gastan en libros o recursos para la universidad y cuánto gasta cada uno en transporte, se hace un presupuesto más exacto y se puede identificar cuáles son los gastos innecesarios”.

 

El presupuesto doméstico es una herramienta que permite anticipar cuáles serán los gastos de cada mes, pero llevarlo con éxito depende de establecer una rutina: registrar los gastos, fijar prioridades de compra y destinar un porcentaje al ahorro deben ser tareas diarias.

 

MARGARET LÓPEZ
mjlopez60@gmail.com